Servicios

La entrada en vigencia del Sistema Acusatorio en Colombia le ha permitido a la Psicología incursionar en el mundo del Derecho y de los procedimientos judiciales. La Psicología ha logrado un lugar protagónico en la investigación y el juzgamiento de delitos en los que la acción coordinada del abogado y el psicólogo resulta prácticamente imprescindible y ha significado una mejora ostensible en el ejercicio de la Administración de Justicia.

La llegada de la Psicología al ámbito jurídico obedece a la necesidad de la Administración de Justicia de contar con el aporte y el concepto técnico científico de aspectos propios de la naturaleza humana, que respondan a las particularidades y retos que se presentan en el vasto mundo jurídico. En consonancia con lo anterior la Asociación Americana de Psicología (APA) señala que la Psicología Forense es "la aplicación de la ciencia y la profesión a las preguntas y problemas relacionados con la Ley y con el sistema legal".

Para que un psicólogo forense intervenga en un proceso judicial se requiere que exista la necesidad de evaluar el comportamiento humano en un contexto jurídico; las preguntas que le plantea al psicólogo forense un abogado en relación con un caso particular, que estarán directamente relacionada con sus pretensiones en el mismo, constituyen el punto de partida de su trabajo. Para dar respuesta a sus interrogantes, el abogado requerirá que, a su representado, se le practique una evaluación psicológica forense, que se convertirá en prueba pericial y hará parte del debate probatorio.

El procedimiento seguido por el profesional de la Psicología para realizar una pericia psicológica exitosa, debe responder en forma efectiva tanto a los requerimientos de la Administración de Justicia como a las exigencias técnico científicas de la Psicología. Se espera que los conceptos que se emitan se encuentren ajustados a los avances de la ciencia y sean aceptados, en lo atinente a sus teorías, metodologías y procedimientos, por la comunidad científica. Además, es necesario que el psicólogo forense conozca en forma suficiente las características del sistema jurídico en el que va a operar.

La vasta gama de posibilidades de intervención de la Psicología en los escenarios judiciales, en el contexto del proceso penal colombiano, se concretan básicamente en dos grandes categorías: Como Perito y/o Como Asesor.