Inicio > Publicaciones > Reseñas de Películas y Libros

Los hijos de la calle

Octubre 31, 2017


Esta película fue dirigida por Barry Levinson y contó con la participación de actores de la categoría de Dustin Hoffman, Robert de Niro, Bradd Pitt, Kevin Bacon. Describe en forma dramática los abusos y atropellos a los que son sometidos los menores en las correccionales o reformatorios y el daño psíquico que se genera como consecuencia de ellos.

Thomas Marcano, John Reilly, Michael Sullivan y Lorenzo Carcaterra, cuatro adolescentes de un barrio popular de Manhattan, la Cocina del Infierno, eran amigos inseparables y vivían felices haciendo pequeñas picardías. Un día del verano de 1967 todo cambió para ellos. Ese día Mike avistó a un vendedor de comidas rápidas y les propuso a sus amigos robarlo. Acordaron que Lorenzo pediría un perro caliente y que tan pronto lo recibiera arrancaría a correr, suponían que el vendedor correría tras él, con lo que dejaría el carro a disposición de los otros tres muchachos. Efectivamente ocurrió así. Luego de saciarse los tres jóvenes decidieron mover el carro y dejarlo a varias cuadras de donde estaba pero, como cuando se reencontraron con Lorenzo el vendedor aún lo perseguía, optaron por dejar el carro al borde de las escaleras de una de las estaciones del metro, el plan era soltarlo justo en el momento que el vendedor llegara, ellos huirían mientras éste trataba de controlarlo. Desafortunadamente el carro se les zafó de las manos, rodó escaleras abajo y terminó atropellando a un hombre que en ese momento se encontraba allí. Por ese motivo, los cuatro amigos fueron sentenciados a pagar una condena en un reformatorio.

El reformatorio Wilkinson albergaba a 780 menores agrupados en 5 unidades separadas: Buena parte de los que llegaban allí eran violentos y no se arrepentían de sus crímenes, algunos estaban pagando su segunda o tercera sentencia. Externamente tenía la apariencia de una universidad moderna. Los jóvenes fueron asignados a un mismo piso y quedaron a cargo de cuatro guardias: Nokes, era el jefe del grupo; Ferguson, hijo de un policía, aspiraba a hacer parte de un departamento de Policía; Styler financiaba sus estudios de derecho con su trabajo; Addison había terminado la secundaria y quería un trabajo estable.

Casi desde el mismo momento de su ingreso fueron sometidos a todo tipo de vejámenes. Un día a la hora del almuerzo uno de los reclusos antiguos tiró al piso la bandeja que portaba Michael, éste le reclamó y se trenzaron en una pelea a la que se unieron casi todos los internos. Nokes se hizo presente y tomó partido en forma sesgada por el agresor. A los cuatro amigos los hizo comer los alimentos que se encontraban diseminados en el piso y que habían sido pisoteados por quienes habían participado en la refriega; del humillante castigo los salvó la llegada del guardia que estaba al frente del turno de la tarde, quien en forma enérgica impidió que Nokes los siguiera maltratando. No obstante, esa misma noche éste cobró venganza, los sacó de las celdas, los llevó a un lugar apartado, y en compañía de sus tres compañeros de turno los golpeó y abusó sexualmente de ellos.

El abuso se volvió habitual, a partir de ese momento era frecuente escuchar en las noches su llanto cuando eran atropellados por los guardias. En esas noches de horror, que nunca olvidarían, una parte de ellos murió allí. El drama vivido por los jóvenes quedó patentizado en lo que John le dijo a sus amigos: "Quiero poder dormir una noche sin preocuparme de que alguien entre a mi cuarto o me pase algo; si logro eso seré feliz". Por temor a las represalias, no sólo no se quejaron de lo que les estaba ocurriendo sino que optaron por pedirles a sus familiares que no los visitaran. Cuando algún amigo los visitaba se mostraban defensivos y distantes, temían que pudieran darse cuenta de lo que estaba pasando.

Cumplida la condena volvieron a la vida de antes. No obstante que siguieron siendo amigos lo sucedido en el reformatorio los desperdigó. John y Thomas optaron por la delincuencia, el alcohol y la droga; con el paso del tiempo se convirtieron en fríos asesinos. Habían sido de los fundadores de los Chicos del Lado Oeste, dos de sus más mortíferos pandilleros. Michael y Lorenzo, aunque había optado por la vida universitaria, no eran felices, vivían agobiados y resentidos. Hablando de Michael, su novia de toda la vida comentaba que la relación entre ellos se había terminado por la resistencia de éste, había un punto del que no ella no podía pasar, precisaba que nunca lo había podido tocar, que no soportaba siquiera que ella respirara cerca de él. Lorenzo con alguna frecuencia revivía con angustia las escenas dramáticas de la violación de la que había sido objeto por parte de los guardianes.

Un día de 1981 John y Thomas coinciden en un restaurante con Sean Nokes, después de recordarle quienes eran y los abusos que había cometido con ellos, lo asesinan sin darle oportunidad de defenderse. Michael, que en ese momento se desempeñaba como fiscal de juicio, solicita que le asignen el caso; a continuación llama a Lorenzo y le expresa que ha llegado la hora de la venganza y le precisa que ha pedido el caso no para ganarlo sino para perderlo. Michael quería un veredicto de "culpable" para Wilkinson y para Nokes, Styler, Addison y Ferguson. Los dos deciden no sólo hacer todo lo posible para impedir que sus amigos vayan a la cárcel sino también para que los tres agresores restantes paguen por sus crímenes. En un juicio milimétricamente diseñado por Michael, John y Thomas son puestos en libertad.

Adam Styler, detective de narcotráfico en Queens, tiene problemas de adicción con la cocaína y chantajea a los narcotraficantes; es arrestado y acusado de asesinar al narcotraficantes y de 8 cargos de corrupción y soborno. Henry Addison, trabaja para el Alcalde, es un Director de Ayuda Comunitaria, sus hábitos sexuales no han cambiado, aún le gusta el sexo con niños; es asesinado por un hombre al que se le informa que en la muerte de su hermano menor en Wilkinson éste había jugado un papel importante. Ralph Ferguson, trabaja en una empresa de servicios sociales; so pretexto que su testimonio sobre la solvencia moral de Nokes es muy valioso, Michael lo hace comparecer como uno de sus testigos y lo empuja a confesar públicamente sus abusos.

No obstante que el resultado del juicio y lo sucedido a sus agresores pudiera haberles proporcionado la paz y la tranquilidad que anhelaban y buscaban, no modifica mayormente el rumbo de sus vidas, no los reconcilia consigo mismos y la amargura y la tristeza siguen acompañándolos. El 16 de marzo de 1984 el cadáver de John es hallado junto a una botella de ginebra casera, había acabado de cumplir 29 años. Thomas muere el 26 de julio de 1985, a los 29 años de edad, le disparan a quemarropa cinco veces. Michael, acosado por los fantasmas del pasado, abandona el Derecho y se radica en un pueblito de Inglaterra donde se desempeña como carpintero. Lorenzo, que vive solo y agobiado, concreta en un libro la dramática historia del grupo.